Eli McCary Más que movimiento

Más que movimiento: Los grupos de movimiento como parte del tratamiento de los trastornos alimentarios

Tomémonos un momento y abandonemos el mundo del juicio para adentrarnos en el de la curiosidad. En este artículo, abordaré cómo la propiocepción, la percepción inconsciente de cómo se mueve el cuerpo en relación con el espacio, puede utilizarse en el tratamiento de pacientes que sufren trastornos alimentarios.

Un juicio natural sería asumir que el movimiento es antitético al tratamiento de los trastornos alimentarios. Las personas que padecen trastornos alimentarios suelen tener relaciones pobres o tóxicas con el movimiento en sí y lo utilizan como medio para aumentar el déficit calórico, exacerbando así sus enfermedades.

La cuestión que me gustaría plantear es la siguiente:

¿Cómo pueden los pacientes esperar reconstruir una relación con el movimiento mientras están en un entorno de tratamiento si el movimiento está ausente de sus planes de tratamiento? 

Sostengo que el uso del movimiento es fundamental en el proceso de recuperación. Discutiré cómo los estímulos ambientales son catalizadores para lograr la autoconciencia dentro del movimiento. Reconstruir estas conexiones puede revitalizar las relaciones de los pacientes consigo mismos y con su cuerpo.

¿Qué es el movimiento?

El movimiento se define académicamente como una actividad general o un acto que cambia la ubicación física o la posición. Sin embargo, el movimiento es mucho más que eso. En un entorno de grupo, utilizo movimientos básicos con peso corporal y movimientos con poco peso para evaluar y fomentar la relación de mis pacientes con el movimiento y el espacio. Desafío a cada paciente a centrarse únicamente en sí mismo mientras se mueve en un entorno establecido (normalmente definido por una colchoneta de ejercicios). "Sé egoísta con tu movimiento". Digo esto porque la comparación con los demás en un entorno de grupo podría ser deletérea.

Esto puede parecer contrario a la intuición, ya que los trastornos alimentarios son enfermedades aparentemente egocéntricas; sin embargo, los trastornos alimentarios son en realidad muy complejos. La población en general normalmente piensa en estos trastornos de esta manera porque creemos que siempre se trata de modificar sus cuerpos por estética; pero, como ejemplo, a veces puede tratarse de alguien que quiere ser capaz de desvanecerse en el fondo y no ser visto. También puede ser una forma de autolesión; podría tratarse de alguien que quiere llamar la atención porque se siente ignorado o que no se le ve: "nadie sabía que estaba deprimido o que tenía problemas, así que me maté de hambre para que se dieran cuenta". Sabiendo esto, podría existir la posibilidad de que su trastorno no fuera en absoluto indicativo de su relación con el movimiento.

Para los clientes que tienen una relación desordenada o tóxica con el movimiento, observo los siguientes comportamientos para valorar la conectividad de un paciente con el movimiento y su progresión a través del tratamiento.

  • ¿Imita el paciente a la persona que tiene al lado o delante?
  • ¿Es correcto el movimiento o el patrón de movimiento?
  • ¿El ritmo es constante o errático?
  • ¿El movimiento es espasmódico o suave y fluido?
  • ¿Tiene el paciente una reacción visceral al movimiento y es esta reacción positiva o negativa?

Mis observaciones me permiten categorizar tres tipos de comportamiento a tener en cuenta y corregir con el tiempo. Algo importante a recordar; los clientes que están recuperando peso pueden sentirse como en un cuerpo extraño mientras están en movimiento en este grupo. Por lo tanto, cualquier tipo de comportamiento puede pasar de uno a otro.

Los tres comportamientos de los que voy a hablar son: Compulsivo, Evasivo y Excesivo. Es bueno recordar que estos tipos de comportamiento no son las únicas formas de categorizar las relaciones con el movimiento, sino más bien las que suelo utilizar con más frecuencia.

Movimientos compulsivos

Normalmente se les ve contando cada repetición sin excepción para mantener el control de la situación, estos clientes no pueden permitirse hacer un número desigual de repeticiones en cada lado porque temen un desarrollo asimétrico del cuerpo. Además, cualquier interrupción en un ejercicio o los cambios de ritmo les provocan ansiedad.

Este tipo de cliente tiene dificultades para permitirse disfrutar del movimiento. A estos clientes les va muy bien el refuerzo positivo y notan mejoras, por pequeñas que sean. A este tipo de clientes les va muy bien comprobar antes del grupo cómo les va y establecer objetivos o intenciones antes de que empiece el grupo.

Uno de los objetivos más eficaces para este tipo de cliente podría ser algo parecido a permitirse simplemente estar presente y disfrutar del grupo mientras confía en el proceso. También les va bien hacer comprobaciones a mitad de grupo del tipo "¿cómo te sientes, dónde sientes el ejercicio/ qué músculo sientes que se activa mientras estás en movimiento?".

Movimiento Evasión

Un cliente que tiende a evitar el movimiento es reacio a participar en el movimiento dirigido al principio. Esto puede deberse a que ha abusado del movimiento en el pasado o a que no cree haber progresado lo suficiente en el tratamiento como para permitirse participar. etc. El cliente que evita el movimiento puede ver la clase de movimiento como una recompensa que no se merece.

A este cliente le va muy bien fijarse pequeños objetivos semanales, puede ser tan pequeño como ser capaz de hacer 3 de los 10 estiramientos. También responden muy bien después de ver progresos en diferentes aspectos. Por ejemplo, un cliente que no podía tocarse los dedos de los pies 2 semanas antes y ahora tiene la capacidad de hacerlo, o el cliente que viene de hacer 1 flexión y ahora es capaz de hacer 5. Esto también construye mucha confianza en sí mismo y da mucha validación.

Movimiento excesivo

Este tipo de conducta vista se da cuando un cliente se mueve a un ritmo muy rápido mientras está en grupo. El movimiento puede actuar como un catalizador emocional que provoca una respuesta física. Su relación con el movimiento está impulsada por la obsesión y el sobreesfuerzo.

Para este cliente, les hago sincronizar todos los movimientos con la respiración abdominal siguiendo un ritmo. Un ejemplo es la respiración 4-1-4. Una inhalación de cuatro segundos en la fase excéntrica, una pausa de un segundo y una exhalación de cuatro segundos en la fase concéntrica. Esto permite al cliente ralentizar cada movimiento y centrarse realmente en conectar con su cuerpo y aprender a activar de verdad los grupos musculares que trabajan.

Cambios a lo largo del tiempo

A veces los pacientes cambian de un tipo/categoría de comportamiento a otro durante el tratamiento. Por ejemplo, alguien que ha demostrado tener conductas compulsivas en torno al movimiento puede empezar a mostrar cierto nivel de evitación o incluso excesividad a medida que se trabaja la conducta original. Para cada uno de los comportamientos observados, hay muchas habilidades o claves diferentes que utilizo para volver a controlar a los clientes.

Siendo realistas, el movimiento no consiste sólo en "moverse", sino también en aumentar la confianza en uno mismo, fijarse objetivos y alcanzarlos, y dar pequeños pasos para aumentar la conciencia general de uno mismo, física y mentalmente. Se trata de construir mejores relaciones con uno mismo y superar traumas del pasado. Crear amor y aprecio por el cuerpo que uno tiene y por la forma en que se mueve en diferentes espacios y situaciones.

Hay muchas relaciones dinámicas que los clientes pueden tener con su cuerpo y el movimiento. El movimiento es una parte vital del tratamiento de los trastornos alimentarios, ya que todos los clientes saldrán del tratamiento y serán activos de alguna manera. Con grupos de movimiento como parte habitual del proceso de tratamiento, podemos prepararlos para cualquier cosa.

Eli McCary es especialista en movimiento en Galen Hope, donde dirige el grupo de movimiento de ejercicios correctivos, fuerza y condición para la salud ósea y articular. Es un vibrante profesional de la salud y el bienestar con diversos conocimientos en programación de movimientos de periodización. Una de las cosas que más le apasiona es ayudar a otros a recuperar su capacidad de disfrutar de la libertad que viene con hacer movimiento y ayudar a reconstruir una relación positiva entre el movimiento y la persona que lo hace. Eli es una persona amable y exuberante que hará todo lo posible para que te sientas bienvenido y siempre escuchado. De lo que está más seguro es de que, pase lo que pase, te divertirás en su grupo.

Ir arriba