Neurodivergencia en mujeres: Reconocimiento de diagnósticos de autismo y TDAH omitidos

A medida que aumenta nuestro conocimiento de la neurodiversidad, se hace cada vez más evidente que el reconocimiento de la neurodivergencia, especialmente en las mujeres y en las personas asignadas al sexo femenino al nacer (AFAB), se ha visto oscurecido por estereotipos y prejuicios. Echemos un vistazo más de cerca a un aspecto de la neurodiversidad que a menudo se pasa por alto: los diagnósticos fallidos de autismo y trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en mujeres/personas AFAB.

Las personas neurodivergentes poseen perspectivas, talentos y retos únicos, que enriquecen el tapiz de experiencias humanas. Sin embargo, el camino hacia la comprensión y la aceptación de estas diferencias puede ser difícil, especialmente para las niñas, las mujeres y las personas asignadas al sexo femenino al nacer. Las expectativas sociales, junto con los prejuicios diagnósticos basados en el género, han dejado a innumerables personas neurodivergentes sin el apoyo y la validación que necesitan desesperadamente.

Comprender la neurodivergencia en las mujeres/AFAB

La neurodiversidad, el concepto de que las diferencias neurológicas son variaciones naturales en la población humana, es una lente a través de la cual podemos ver y apreciar las diversas formas en que funcionan nuestros cerebros. Aunque se pueden encontrar rasgos neurodivergentes en individuos de cualquier sexo, la comprensión de la neurodivergencia en las mujeres y en las mujeres asignadas al nacer (AFAB) presenta una perspectiva única y vital en nuestra exploración de este tema polifacético.

El espectro de la neurodiversidad

La neurodiversidad no es un concepto único; es un espectro tan variado como los individuos que engloba. En espectro abarca afecciones como el autismoel TDAH, la dislexia y muchas otras. En la forma en que se manifiestan estas afecciones pueden influir factores como la genética, el entorno y las experiencias personales. Reconocer que la neurodiversidad existe en un espectro nos ayuda a apreciar la riqueza de la diversidad cognitiva humana.

Diferencias de género en los rasgos neurodivergentes

Tradicionalmente, muchos rasgos neurodivergentes se han descrito desde una óptica centrada en el hombre. Esto ha llevado a una infrarrepresentación de las mujeres/AFAB dentro de las poblaciones neurodivergentes. La investigación está revelando gradualmente que los rasgos neurodivergentes pueden presentarse de forma diferente en las mujeres/AFAB, lo que dificulta el diagnóstico y la comprensión.

Factores sociales y culturales que influyen en el diagnóstico

Las expectativas sociales y culturales desempeñan un papel importante en la percepción y el diagnóstico de la neurodivergencia.. Las mujeres a menudo se ven presionadas para ajustarse a las normas sociales, lo que puede llevarlas a camuflar o enmascarar rasgos neurodivergentes, dificultando aún más el reconocimiento de sus necesidades. Además, los estereotipos culturales sobre el género y la neurodiversidad pueden complicar aún más esta cuestión. Esto puede verse agravado aún más por el enmascaramiento que las personas de género expansivo que son AFAB pueden estar llevando a cabo en relación con su identidad de género.

El impacto de los diagnósticos fallidos

Las consecuencias de no diagnosticar de trastornos neurodivergentes, como el autismo y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), en mujeres y personas asignadas al sexo femenino al nacer (AFAB) son profundas y de gran alcance. Estos diagnósticos erróneos no sólo afectan a las propias personas, sino que también tienen implicaciones significativas para su entorno.

  • familias 
  • educación 
  • carreras 
  • interacciones sociales  

Veamos cómo son estas consecuencias.

Consecuencias psicológicas y emocionales

Un diagnóstico erróneo puede generar confusión y la sensación de no encajar. Muchas mujeres neurodivergentes/AFAB pueden tener problemas de autoidentidad y autoestimasobre todo cuando no entienden por qué perciben el mundo de forma diferente.

Las personas neurodivergentes no diagnosticadas también corren un mayor riesgo de desarrollar problemas de salud mental, como ansiedad, depresión y sentimientos de aislamiento, debido a las dificultades a las que se enfrentan para desenvolverse en un mundo que no tiene en cuenta sus necesidades neurodivergentes.

Retos académicos y profesionales

Sin un diagnóstico adecuado y el consiguiente apoyo, las mujeres neurodivergentes/AFAB pueden enfrentarse a dificultades educativas. Estas dificultades pueden ir desde estilos de aprendizaje mal entendidos hasta interacciones sociales dentro de los entornos educativos.

En el ámbito profesional, los diagnósticos erróneos pueden provocar subempleo o desempleo. Las personas neurodivergentes pueden tener dificultades con tareas que no se ajustan a sus puntos fuertes cognitivos, lo que puede obstaculizar su desarrollo profesional.

Dificultades sociales y de relación

La dificultad con las señales sociales y la comunicación puede llevar al aislamiento, dificultando el establecimiento y mantenimiento de relaciones significativas. La falta de diagnóstico puede tensar las relaciones familiares, ya que los padres y hermanos pueden no comprender plenamente las necesidades y comportamientos de sus familiares neurodivergentes.

Necesidad de intervención y apoyo precoces

Comprender el profundo impacto de los diagnósticos omitidos subraya la importancia de la intervención y el apoyo tempranos. Al reconocer la neurodivergencia en las mujeres/AFAB, podemos crear un entorno que les permita prosperar. Este apoyo puede incluir

  • Educación: Proporcionar a profesores y educadores formación para identificar y apoyar eficazmente a los alumnos neurodivergentes. 
  • Servicios de salud mental: Ofrecer acceso a servicios de salud mental que estén en sintonía con los retos únicos a los que se enfrentan las personas neurodivergentes. 
  • Adaptaciones en el lugar de trabajo: Realización de adaptaciones en el lugar de trabajo que permitan a las personas neurodivergentes destacar en las carreras que elijan. 
  • Educación de la comunidad y las familias: Sensibilizar a las familias y comunidades sobre la neurodiversidad para fomentar la comprensión y la aceptación. 

Comprender el impacto de los diagnósticos omitidos es un paso fundamental hacia una sociedad más integradora y empática.

Reconocer y abordar las barreras que dificultan el diagnóstico de las afecciones neurodivergentes en mujeres y personas asignadas al sexo femenino al nacer (AFAB) es esencial para garantizar que reciban el apoyo y la comprensión que necesitan.

Sensibilización de los profesionales sanitarios

Una posible solución es que los profesionales sanitarios, incluidos pediatras, psicólogos y psiquiatras, busquen y reciban formación especializada en el reconocimiento de rasgos neurodivergentes en mujeres/AFAB. Esto incluye la comprensión de las formas únicas en que estas condiciones pueden manifestarse en este grupo demográfico. Otra forma de abordar este problema es desarrollar y difundir herramientas de cribado y criterios diagnósticos que tengan en cuenta el género para garantizar que no se pasen por alto las mujeres neurodivergentes/AFAB durante las evaluaciones.

Mediante un esfuerzo concertado para abordar el dilema de los diagnósticos fallidos, podemos avanzar en el apoyo a las personas neurodivergentes, sean quienes sean.

El camino hacia el bienestar empieza buscando ayuda. Hoy mismo.

Basado en los principios del tratamiento asertivo comunitario, Galen Hope es un centro de tratamiento de trastornos alimentarios y salud mental que ofrece opciones de tratamiento individualizado que incluyen el tratamiento ambulatorio intensivo (IOP), alojamiento con apoyo y programas de hospitalización parcial (PHP). Como una "Comunidad de Bienestar Integrado", nos enorgullecemos de fomentar una experiencia de atención reflexiva y significativa que puede guiar a nuestros clientes en su camino hacia la recuperación y el aumento de la calidad de vida, independientemente del diagnóstico. En la actualidad, Galen Hope ofrece programas separados y específicos por edad para adolescentes de 12 a 17 años y adultos de 18 años en adelante, de todos los géneros.

Para obtener más información, o para unirse a nuestra comunidad de bienestar integrado, por favor póngase en contacto hoy mismo.

Pertenecer. Sanar. Crecer.

Ir arriba