GH Tratamiento Trauma

Trauma del tratamiento: Falta de representación

En una reciente entrada del blog, hablamos del trabajo pionero de la Dra. Beverly Greene. Aunque el trabajo de la Dra. Greene es muy variado y único, nos interesaba especialmente investigar su labor en la psicología interseccional.

En la mención por la que se le concedió el "Premio a las contribuciones destacadas de altos cargos a la psicología de interés público", la American Psychological Association afirmó que el trabajo de la Dra. Greene "aumenta la visibilidad de muchas poblaciones que han sido pasadas por alto y marginadas en la sociedad en general, así como dentro de la psicología, y ofrece nuevos modelos de enfoques teóricos, empíricos y prácticos".

Es precisamente aquí donde queremos investigar. ¿Qué les ocurre a los clientes terapéuticos cuando no se ven a sí mismos y a sus marcadores de identidad (raza, identidad de género, creencias religiosas, orientación sexual, origen sociocultural, etc.) reflejados entre su equipo de tratamiento? ¿Cuál es el impacto de la falta de representación en la literatura de investigación sobre la capacidad de un equipo de tratamiento para comprender adecuadamente a los clientes de orígenes diversos?

¿Es intrínsecamente traumatizante no ver tu identidad representada por un miembro de tu equipo de tratamiento en un momento dado? No necesariamente. ¿Es impactante y marginador que apenas estés representado por el conjunto del sector? ¿Aumenta la probabilidad de que se produzcan lagunas en la competencia cultural y una comprensión más profunda de tu situación y tus necesidades, y eso conduce a estancias repetidas, malos resultados y traumas? Probablemente, sí.

Falta de representación en el equipo de tratamiento

Las preguntas que nos planteamos no son, por desgracia, nuevas. La Dra. Greene se hizo el mismo tipo de preguntas en 1986 en su innovador artículo "When the Therapist is White and the Patient is Black: Consideraciones para la psicoterapia en las comunidades feminista heterosexual y lesbiana". En el artículo, la Dra. Greene cuestiona el "contexto racial y cultural en el que se produce la terapia y su influencia en las percepciones que los terapeutas tienen de sus pacientes."

Aunque ni el Dr. Greene ni nosotros sugerimos que los terapeutas estén cegados por sus prejuicios raciales. Reconocemos que muchos terapeutas y proveedores toman grandes medidas para asegurarse de que son culturalmente conscientes y empáticos. Dicho esto, el Dr. Greene nos recuerda que "los terapeutas blancos deben aprender sobre la cultura negra y enfrentarse a su propio racismo y al de la sociedad."

Pero nos preguntamos si incluso este trabajo deliberado está teniendo el impacto que los clientes necesitan. La Fundación Americana para la Prevención del Suicidio dice:

Los miembros de las comunidades BIPOC (negros, indígenas y personas de color) y otros grupos minoritarios se enfrentan a menudo a desigualdades desproporcionadas en la atención, el apoyo o los servicios de salud mental en este país. El racismo sistémico y las barreras y desigualdades históricas han hecho que determinadas poblaciones étnicas, raciales y minoritarias se enfrenten a traumas, pérdidas, prejuicios, disparidades sociales y otros retos únicos que han quedado sin apoyo y en gran medida sin abordar.

Está muy claro que el potencial de trauma relacionado con el tratamiento es extremadamente alto.

Falta de representación en la bibliografía

Al igual que al Dr. Greene, nos preocupa la falta de investigaciones publicadas históricamente que detallen las experiencias vividas por los BIPOC y otras poblaciones históricamente excluidas. Frontiers in Public Health escribe:

"Aunque algunas revisiones de la literatura han resumido las barreras y los facilitadores para el uso de servicios de salud mental entre niños y adolescentes, ninguna de ellas se centró en los adolescentes de minorías raciales/étnicas en los EE.UU. Dados los contextos sociales y culturales únicos que los adolescentes de minorías navegan en los EE.UU., es importante entender sus experiencias cuando buscan servicios de salud mental."

Donde esta laguna en la investigación y la literatura se vuelve especialmente preocupante es en la sugerencia que hemos detallado anteriormente. En concreto, ¿cómo pueden los clínicos entender las necesidades de las personas de otros orígenes si no se investiga sobre ellas? ¿Cómo podemos abordar nuestros propios prejuicios si no existe bibliografía que nos guíe en la comprensión de aquellos que son diferentes a nosotros?

¿Por qué es crucial abordar este problema?

Si históricamente es difícil encontrar datos sobre las experiencias vividas por las poblaciones históricamente excluidas y las enfermedades mentales, afortunadamente las estadísticas sobre esas experiencias son menos difíciles de encontrar. Estas estadísticas, cortesía de Resources to Recover, ayudan a hacerse una idea del alcance de este problema:

  • Los niños negros y latinos tenían un 14% menos de probabilidades que los blancos de recibir tratamiento para la depresión.
  • Se ha demostrado que más del 25% de los jóvenes negros expuestos a la violencia corren un alto riesgo de padecer trastorno de estrés postraumático (TEPT).
  • En 2018, un estudio reveló que la tasa de suicidios de niños negros de 5 a 12 años era casi el doble que la de niños blancos de la misma edad.
  • En 2019, el suicidio fue la segunda causa principal de muerte para los negros o afroamericanos de 15 a 24 años. Para los nativos de Hawái/Islas del Pacífico de 15 a 24 años, el suicidio fue la principal causa de muerte.
  • Aunque las tasas de depresión son más bajas en negros (24,6%) e hispanos (19,6%) que en blancos (34,7%), es probable que la depresión en negros e hispanos sea más incapacitante y persistente.
  • En 2018, los estadounidenses de origen asiático tenían un 60% menos de probabilidades y los estadounidenses de origen hispano un 50% menos de probabilidades de haber recibido tratamiento de salud mental que los blancos no hispanos.

Es evidente que las poblaciones históricamente excluidas necesitan tratamiento y recursos.

Pero es muy importante garantizar que esos clientes experimenten un proceso terapéutico libre de su propio trauma.

La mejor solución es seguir tomando medidas para no repetir la problemática historia de negligencia y abusos médicos sufridos por las personas BIPOC. Seríamos negligentes, por ejemplo, si no reconociéramos, ya que todavía es el Mes de la Historia Negra, el trauma que la comunidad médica en general ha infligido a la comunidad negra. Desde la crueldad del estudio Tuskeegee, la falta de competencia cultural en los textos médicos y el mito de que los negros no sienten el dolor con la misma intensidad que los blancos, la historia del trauma causado por el tratamiento es larga y horrible.

EL CAMINO HACIA EL BIENESTAR EMPIEZA BUSCANDO AYUDA. HOY.

Basado en los principios del tratamiento asertivo comunitario, Galen Hope es un centro de tratamiento de trastornos alimentarios y salud mental que ofrece opciones de tratamiento individualizado que incluyen el tratamiento ambulatorio intensivo (IOP), alojamiento con apoyo y programas de hospitalización parcial (PHP). Como "Comunidad de Bienestar Integrado", nos enorgullecemos de fomentar una experiencia de atención reflexiva y significativa que pueda guiar a nuestros clientes en su camino hacia la recuperación y el aumento de la calidad de vida, independientemente del diagnóstico. En la actualidad, Galen Hope ofrece programas separados y específicos por edad para adolescentes de 12 a 17 años y adultos de 18 años en adelante, de todos los géneros.

Para obtener más información o unirse a nuestra comunidad de bienestar integrado, póngase en contacto con nosotros hoy mismo.

Pertenecer. Sanar. Crecer.  

Ir arriba